fbpx

Kit de aceites esenciales básicos para el día a día

Hay ciertos productos que nos dan respeto. Que no usamos por no saber cómo comenzar con ellos, cómo usarlos, cómo incorporarlos en nuestra vida. Este podría ser el caso de los aceites esenciales, hoy les contaré todo lo que tienen que saber sobre ellos.

Kit de aceites esenciales básicos para el día a día

Hay ciertos productos que nos dan respeto. Que no usamos por no saber cómo comenzar con ellos, cómo usarlos, cómo incorporarlos en nuestra vida. Este podría ser el caso de los aceites esenciales, hoy les contaré todo lo que tienen que saber sobre ellos.

Hay ciertos productos que nos dan respeto. Que no usamos por no saber cómo comenzar con ellos, cómo usarlos, cómo incorporarlos en nuestra vida. Este podría ser el caso de los aceites esenciales, hoy les contaré todo lo que tienen que saber sobre ellos.

Siempre que pienso en introducir algo nuevo en mi vida, me acuerdo de cuándo hice la transición hacia una alimentación más saludable. Nos hablan de muchos ingredientes, herramientas para cocinar… y una se vuelve loca, literalmente, no sabes qué hacer con nada de todo ello. Semillas, superalimentos, harinas… Y todo es cuestión de tiempo, de paciencia y de sobre todo, ir poco a poco. Lo mismo con los aceites esenciales. Por suerte, y eso también me pasó con la alimentación, en mi camino se han cruzado algunas personas que me han ayudado a hacerlo todo más sencillo y para que para ti y quienes me leáis, lo sea también, he decidido escribir algunas líneas para hacerlo más terrenal y accesible. 

Hace unos meses María, me puso en contacto con Pranarôm, una marca de la que he hablado en mis redes sociales, en mi podcast Slow Talks… por todo lo que estoy profundizando desde que empecé a familiarizarme con la aromaterapia. Ellos son especialistas en Aromaterapia científica y tienen un gran catálogo de productos naturales para nuestra salud y día a día.

Yo he empezado por lo sencillo, por ir más profundo con los aceites que ya estaba utilizando. Te recomiendo que empieces así también. Sencillo. No quieras llenar ahora tú vida de aceite. Te voy a compartir los que uso en mi día a día (literal, sí, en mi día a día) y el por qué de su uso:

Lavanda

La lavanda es una planta increíble que nos puede traer grandes beneficios. Nos relaja, ayuda a conectar con nosotras y con nuestra creatividad, ayuda en estados de estrés, ansiedad y depresión… Yo personalmente la utilizo para meditar, relajarme por las noches y para ayudarme cuando requiero de un extra de foco y concentración. Por supuesto también con la creatividad. Se puede utilizar a nivel tópico, sobre la piel, en difusor o sobre la almohada, sábanas o pijama, ideal para antes de acostarse.

Una variación de la lavanda, es utilizarla en sinergia junto a otros aceites, yo estoy utilizando también esta deliciosa bruma de almohada.

Menta

La menta piperita para mí es imprescindible en mi vida desde hace años. Me ayuda cuando siento molestias digestivas (me siento empachada, no estoy haciendo una buena digestión…) y habitualmente en pocos minutos, me siento mucho mejor.

Se toma ingerida, es importante hacerse con un aceite que sea ingerible, cuidado con esto.

Método de uso: coloco 3 gotas en una cucharadita con un buen aceite de oliva, también se puede poner en una cucharadita de agua o mojar una miga de pan. También alivia aplicar unas gotas sobre el abdomen y masajearlo.

Limón

Es también un básico en mi día a día. Descubrí que podía ingerirse también, como la menta (siempre y cuando el aceite permita ese uso) y empecé a poner una gota en mi agua tibia en ayunas de las mañanas a la que solía añadirle limón exprimido. Este uso interno ayuda a “limpiar el cuerpo” de forma natural.  Es importante ver tu tolerancia al aceite. Yo personalmente no lo uso a diario y hay épocas en las que lo tomo menos, depende de cómo se sienta tu cuerpo y qué necesite.

Precaución y recomendación: 

Debes saber que este aceite es fotosensible de modo que en verano, mejor ingerir por la noche y evitar su aplicación durante las horas de mayor incidencia de los rayos del sol. 

Rosa mosqueta

El aceite vegetal de Rosa mosqueta es un gran cicatrizante de la piel. También ayuda a preparar la piel para la exposición solar, tanto aplicado a nivel tópico (después del baño, con la piel húmeda, aplicar por todo el cuerpo dando un suave masaje) o a nivel oral (tomar 2 cápsulas al día). 

Doy fe de su inmensa capacidad cicatrizante. Hace años tuve una gran quemadura en la mano izquierda cuando estaba llenando una bolsa de agua caliente y se me vertió el agua de la kettle hirviendo encima. Acabé en urgencias con una quemadura muy grave pero a día de hoy no tengo ninguna marca gracias a la aplicación diaria de la rosa mosqueta. Eso sí, fui muy constante y me protegí del sol la zona durante un año pero mereció la pena. Ahora, cada vez que tengo una pequeña quemadura, recurro a ella y siempre es una maravilla.

Árbol de té

Y no puedo dejar de recomendar este aceite esencial utilizado en muchos productos de higiene corporal (jabón, champú, aceite de baño…) y cosméticos. Además de estas aplicaciones tiene un gran valor en la aromaterapia médica y familiar. 

En mi vida lo uso como desinfectante para granitos, desinfectante del ambiente y también de tejidos por ejemplo para mi esterilla de yoga (puedes preparar una mezcla en formato spray en un envase pulverizador de 30ml con 30 gotas de aceite esencial de árbol de té y terminar de rellenar con alcohol de 96 o 70).

Espero que con esta mini guía, te animes a introducirte en el mundo de los aceites esenciales. Hay muchísimos más pero no hay razón para abrumarte ahora. Podría hablarte también del aceite esencial de laurel, de geranio… Pero eso lo dejo para otra ocasión. Profundizaré más próximamente así que estate atenta para no perderte más sobre esto y otros temas de bienestar, aquí o en mis espacios propios.

Un gusto como siempre pasar por Less & Conscious.

Un abrazo,

Anna
@byannalfaro