fbpx

Cómo cuidar tu Alimentación esta Navidad con Elizabeth de Slow Nutrición

Cuidar tu alimentación durante la Navidad puede parecer complicado... Sin embargo, hoy vengo a contarte mis tips para que los días navideños se conviertan en un gran aliado que te ayudará a cuidarte y sentirte genial para disfrutar de lo realmente importante de estas fechas: la familia, las risas, las anécdotas y todo lo que tienes por compartir.

Cómo cuidar tu Alimentación esta Navidad con Elizabeth de Slow Nutrición

Cuidar tu alimentación durante la Navidad puede parecer complicado... Sin embargo, hoy vengo a contarte mis tips para que los días navideños se conviertan en un gran aliado que te ayudará a cuidarte y sentirte genial para disfrutar de lo realmente importante de estas fechas: la familia, las risas, las anécdotas y todo lo que tienes por compartir.

Cuidar tu alimentación durante la Navidad puede parecer una de esas tareas imposibles que te conducirá irremediablemente a que “comer mejor” sea uno de los primeros puntos en tu lista de deseos para 2022. 

Sin embargo, hoy vengo a contarte mis tips para que los días navideños se conviertan en un gran aliado que te ayudará a cuidarte y sentirte genial para disfrutar de lo realmente importante de estas fechas: la familia, las risas, las anécdotas y todo lo que tienes por compartir. 

Así que cambiemos la perspectiva de la nutrición en Navidad:

  • Pon tu atención en el resto de los días

Te confesaré algo: amo la navidad, las celebraciones y los saraos navideños, pero los días “entre medias” son mis favoritos. Esos días en los que el espíritu navideño sigue ahí, pero nos dejan más tiempo para mirar un poquito hacia dentro. 

Nos dan aire y si tenemos vacaciones o hemos bajado el ritmo de trabajo, nos dan también algo muy valioso, tiempo. 

Un tiempo maravilloso para compensar cualquier exceso. Porque si lo pensamos bien hay 5 días de comidas ineludibles, la cena de Nochebuena, la comida de Navidad, Nochevieja, el día 1 y el día de Reyes. Son 6 días pero, ¿y el resto?

El resto ¡son nuestros días!

1. Aprovecha para salir a caminar y hacer algo de ejercicio que te guste. Te ayudará a conectar, a sentirte más relajada, a soñar acerca de tus propósitos para 2022. 

2. Si bien los días señalados se caracterizan por un aumento de grasas no demasiado sanas, dulces, azúcares y quizás alcohol, los días entre medias son perfectos para dar un extra al resto de nutrientes esenciales que tu cuerpo necesita para que te sientas al 100%. 

Aprovecha para incluir más vegetales, grasas antiinflamatorias, frutas para hidratarte bien y el mejor truco para preparar tus tónicos nutricionales: smoothies (tienes todos en mi libro Mamá Slow), diseñados para potenciar todo el poder de la alimentación y repletos de micronutrientes, fibra, antioxidantes y compuestos antiinflamatorios que te ayudarán a sentir increíble. 

3. Es momento de disfrutar en la cocina, poner la banda sonora de Love Actually y experimentar con alguna de esas recetas saludables que llevas meses guardando en tus carpetas. Si tienes hijos, la navidad es un momento especial y fantástico para enseñarles una buena relación con la comida. Durante estos días pasáis más tiempo juntos y si tú comes sano, ellos estarán aprendiendo como hacerlo mientras te miran. Deja que te ayuden a dar al botón de la batidora, a comprar vegetales, a hacer alguna receta saludable juntos. Seguro se convertirá en uno de sus recuerdos favoritos de la Navidad. 

4. Cuando necesites un capricho, durante estos días, elige algo que realmente cuide de ti, no que luego te haga sentir peor. Sé que estas fechas también pueden ser motivo de nerviosismo, de asuntos quizás no resueltos que te pueden llevar a comer con mayor ansiedad. No necesitas nada que te haga sentir peor.  Quizás necesitas música, un buen libro, una práctica de yoga, el olor de unas flores. O simplemente pausar y agradecer todo lo bonito que hay a tu alrededor. 

  • Prueba estos trucos durante los días de celebración

Y ahora hablemos de los días de celebración con estos 4 trucos para evitar pasarte en las comidas familiares: 

1. No llegues con hambre: merienda. Es común pensar que saltarse comidas es una buena idea si luego quizás te excedas, sin embargo esto sólo te conducirá a que sea mucho más difícil saciarte, comerás más y peor. Y algo clave… estarás dejando pasar una gran oportunidad de incluir opciones de nutrientes sanos y necesarios.

2. Siempre además de lo que elijas beber, pide agua. Para paliar la sed ten siempre agua cerca como bebida principal y el resto que sea realmente para disfrutar. 

3.  Elije qué vas a comer. Es difícil registrar qué has comido cuando se trata de una gran mesa llena de opciones. Quizá comiste demasiado sin enterarte o comiste poco, pero te sientes culpable sin saberlo. Un truco muy eficaz es coger tu plato y poner en él lo que realmente quieres comer. Esto te va a permitir estar más relajada, comer más despacio y escuchar realmente las conversaciones sin distracción 😉

4.  Me encantan las sobremesas, las charlas, la espera a la llegada de Papá Noel, los juegos de mesa. Lo que no me encantan son las bandejas repletas de dulces que casi te obligan a comer 😉 

Por eso antes de despedirme quiero proponerte un sorbete delicioso como colofón, perfecto para facilitar la digestión y aportar un extra de vitamina C y fitonutientes para vuestra sobremesa. ¡Ah! y el último tip, recoged las bandejas de dulce antes. 

SORBETE de LIMA, MANZANA y HIERBABUENA

Ingredientes

50 ml agua

1 pizca de sal yodada

2 limas

10 hojas de hierbabuena y alguna más para decorar

1 manzana verde (tipo Granny Smith) 

350 g hielo

Opcional: unas gotitas de estevia.

Preparación

Pela las limas, quitándoles bien toda la parte blanca del exterior, y retira las pepitas si tienen. Haz lo mismo con la manzana, pélala y retira el tronco interno. Lava bien las hojas de hierbabuena. Añade todos los ingredientes, excepto el hielo, en la batidora y bate bien hasta que quede todo triturado. A continuación, añade el hielo y bate. Si no ha quedado muy espeso, añade un poco más de hielo. Pruébalo y corrige el toque de dulzor añadiendo unas gotitas de edulcorante.

Sírvelo en copas y decora con una hojita de hierbabuena.

Pequeños detalles pueden cambiarlo todo y ayudarte a que esta Navidad te sientas plena, radiante, feliz con tu alimentación y lista para contagiar de la mayor paz y buena energía navideñas. 

Con cariño, 

Elizabeth
@slownutrición

https://www.slownutricion.com/