fbpx

¿Cómo gestionar la incertidumbre?

¿Cómo gestionar la incertidumbre?

Se dice que la “incertidumbre” es la falta de seguridad, de confianza o de certeza sobre algo, especialmente cuando crea inquietud.

¿Y qué causa en mí, en nosotros, esa “falta de”?

1. Lucha, negación, rechazo, incomodidad, rabia-odio, ira, tristeza…

2.O la versión más adaptativa, ACEPTACIÓN

“Aquello que no eres capaz de aceptar es la única causa de tu sufrimiento”

 -Gerardo Schmedling

El ego puede tratar de convencernos cientos de veces de que podemos controlar las cosas, que somos capaces, si nos lo proponemos, de cambiar la realidad externa pero la realidad nos ha demostrado que hay veces que NO PODEMOS ALTERARLA.

Lo que sí podemos hacer es cambiar la manera de responder ante las cosas. Nuestra interpretación y relación con los hechos.

Hay situaciones muy duras, soy consciente de ello, en todas nuestras vidas las ha habido pero la cuestión es: ¿de qué sirve luchar, chocar contra lo que está sucediendo?

“Cuando aceptamos, en cierto modo, es rendirse completamente a la vida. Es una total rendición. Es como reconocer tu total humildad ante la vida. Pero no es un sitio de impotencia ni pasividad. Diría yo que es completamente lo opuesto, porque se trata de descubrir ese “Sí” de la vida que incluye todo. Es un “Sí” a cada momento, pero no como algo por lo que tienes que luchar para lograr. No se trata de luchar para lograr decir “Sí”, porque eso resultaría muy cansado, pienso, tratar de aceptar este momento aunque el momento sea muy difícil. Tratamos y tratamos y tratamos de aceptarlo. Puede resultar exhaustivo, tratar de aceptar este momento.

-Jeff Foster

VAMOS A HACER UN EJERCICIO

Cierra los ojos y lleva la atención a tu respiración. Luego, pregúntate: 

¿Qué me incomoda en estos momentos?

¿Qué no estoy aceptando? ¿Por qué?

¿Podría ser diferente? ¿Puedo hacer algo al respecto? 

Ahora quédate ahí, con tu respuesta totalmente sincera.

Puedes abrir los ojos.

Si la respuesta es SÍ, sí puedo hacer algo al respecto, debes ver de qué modo. Idear un plan para ir hacia ello, moverte.

Si la respuesta es NO, hay que trabajar en la aceptación.

ACEPTAR

DEJAR IR

RENDIRNOS y ABANDONARNOS (en el buen sentido)

¿Y cómo voy a rendirme e ir a lo desconocido? ¿Cómo no voy a planificar y organizar? Todo será un desastre.

¿Cómo lo hacemos? ¿Qué significa aceptar? Contínuamente se nos bombardea sobre cómo se supone que debemos hacer las cosas y sentirnos pero… necesitamos directrices tangibles, algo palpable, práctico.  

Necesitamos saber las cosas, controlar, planificar… porque eso nos hace sentir seguros, nos protege. Saber nos da SEGURIDAD.

Volvamos al ejercicio anterior.

¿Puedo hacer algo al respecto? ¿Está en mis manos? Ve a por ello. 

¿No? Entonces ahí entra en juego la rendición. Abandonar la lucha y ser más gentil, sin perfeccionismo y exigencia. 

Aceptar es dar la bienvenida a lo que hay, a lo que es, al momento presente, a lo que sentimos al respecto, al descontrol, al desorden. Somos humanos y esto forma parte de la vida. Y aquí es importante también este concepto del que tanto hemos oído a hablar:

LA RESILIENCIA

Se trata de la capacidad que tiene una persona o un grupo de recuperarse frente a la adversidad para seguir proyectando el futuro. En ocasiones, las circunstancias difíciles o los traumas permiten desarrollar recursos que se encontraban latentes y que el individuo desconocía hasta el momento.

¿Cómo gestionamos la situación, respondemos, creamos desde la nueva situación, nos reubicamos? 

Podemos trabajar en esto a solas o acompañados. En los procesos de coaching este tipo de necesidades se ven a diario y lo trabajamos a través de la autoreflexión. En conversaciones y en muchos ejercicios de escritura. Diálogo para ver, escuchar y ver cómo nos sentimos, por qué de ese modo, de dónde viene y enfocarnos en hacer algo con ello. Insisto, como suelo hacer a menudo: incluye la meditación en tu vida, esa gran herramienta que nos calma, que permite que conectemos con quiénes somos y nos da respuestas a lo que necesitamos, sabiendo escuchar. 

Es cuestión de paciencia, de disciplina y de consistencia pero los resultados, llegan. Más sobre cómo trabajarlo aquío escríbeme un email (hola@annalfaro.com).