Cierra los ojos. Haz una respiración profunda, siente como esa inhalación entra a ti con un torrente de vida en cada bocanada de oxigeno. Eso eres tu, Naturaleza pura que esta en conexión con un entorno que se retroalimenta. 

Y como Naturaleza misma que eres, tu cuerpo es un ciclo que se mueve, varía y fluye como fluyen las estaciones del año, como los arboles que cambian de hojas y como la luna que varía de etapa en etapa. Eso también eres tu, una perfecta sinfonía cíclica.

Mes con mes lo notas en esa maravillosa manifestación de vida que tu cuerpo cumple con tu menstruación.

En la antigüedad el cuerpo femenino era valorado como algo sagrado, con el tiempo patriarcal esta percepción cambio, pero la esencia continuó siendo la misma. Tu cuerpo es sagrado y tu ciclo es una fuente de sabiduría en sintonía impoluta con la Naturaleza.

Y te preguntarás ¿Cómo conocer y estar más conectada con esta sincronía? 

Es fácil cariño, la respuesta es: escúchate. Es simplemente aprender tus etapas de mujer creadora de vida, observarlas y respetarlas armonizando con cada una de fases que tu cuerpo vive en cada momento. 

Y así, dependiendo de como interactúes contigo misma y con tu entorno en cada una de las fases contribuirá en como te sientas, mas o menos, en armonía contigo misma. 

Es un tema bello y a la vez técnico, pero para no agobiarte con tanto rollo te contaré un poco de cada fase que como mujer vivimos y también te contaré un poco de cual es el mimo y la alimentación ideal en cada uno de estos momentos para que así te sientas más conectada contigo y con tu propia naturaleza. 

El ciclo menstrual son cuatro etapas: Fase menstrual, fase pre ovulotaria, fase ovulatoria y fase premenstrual.

Cada una de ellas va cumpliendo el proceso generador de vida y en cada una de ellas se refleja una peculiaridad distinta. 

Fase Menstrual

Es la etapa cuando nos debemos más mimo. En estos días podemos sentir hinchazón, sensibilidad y cansancio. Es una etapa de acogimiento. Durante estos momentos, si es que te permites escuchar, tal vez sentirás ganas de estar en casita, acogida, sin mucha interacción social. En estos días te viene especialmente bien comer alimentos antiinflamatorios, ricos en magnesio, omega 3 y potasio. 

Las hojas verdes, el jengibre, la cúrcuma, las coles, remolachas, setas, algas son ideales. Y si puedes reducir el consumo de alcohol y los alimentos altamente procesados en esta etapa notarás un mágico cambio positivo. 

Fase pre ovulatoria

En esta etapa tenemos poca actividad hormonal, nuestro cuerpo se prepara para que el ovulo comience a madurar. En estos días es bueno que nos nutramos de alimentos frescos, que nos llenen de vida. 

Los germinados, los granos sin gluten, los omegas 3 y por ejemplo, la grasa del aguacate nos ayuda a la producción del moco cervical. Vitamina C en forma de limón, naranja, pomelo. Lentejas, nueces, anacardos. Todo esto ayudará a tu cuerpo en esta fase de preparación 

Fase ovulatoria

Esta es la fase en la que estamos aún más abiertas a la vida y a la fuerza creadora que hay dentro de nosotros. 

Nuestro cuerpo y piel luce radiante y es la forma hermosa y natural de expresar que ahora es cuando estamos preparadas para crear vida. Solemos sentirnos con sueño y un pelin bajas de energía. Respeta este momento, no fuerces tu naturaleza. 

En este momento lo ideal es ingerir alimentos que nos ayuden a eliminar mejor el exceso de hormonas que estamos produciendo. Mas granos ligeros como la quínoa y menos carbohidratos pesados como las harinas blancas procesada. Muchos vegetales verdes y fruta. 

Alimentos ricos en antioxidantes que ayuden a mantener el ovulo sano y altos en hierro para prepararnos para el sangrado de la menstruación. Por ejemplo, amaranto, quínoa, acelga, almendras, lino, pipas de calabaza, sésamo, berenjena, endivia, pimiento, melón. 

Fase pre menstrual

En estos días comenzamos a retener líquidos lo que nos predispone a la hinchazón. Aunque tal vez tengas antojos de carbohidratos complejos lo ideal es que recurras a las verduras que aportan azúcares naturales como el boniato, calabaza, zanahoria, con esto se regulan nuestros antojos y así evitamos aquellos cambios de humor que ya nos sabemos. 

En esta etapa nuestra serotonina suele estar más baja por lo que puede que haya irritabilidad. Lo ideal es reducir al máximo los carbohidratos y aumentar las grasas. Chocolate amargo, frutas, semillas de lino, chía, calabaza y sésamo es una elección buena en estos días. 

Garbanzos, arroz integral, cebolla, boniato, calabaza, pepino, puerro, manzana, dátiles, kale, apio, jengibre son buenos aliados tuyos en esta etapa. 

Con solo un poquito que veamos podemos reconocer que nuestra naturaleza es tan perfecta y equilibrada que lo único que necesitamos para aceptarnos como parte de Ella y escucharla escuchándonos a nosotros. 

De esta forma la vida fluye mejor. No vamos en contra sino a favor de nosotras mismas y permitimos que el rio de la vida pase a través de nosotras haciendo magia en nuestro ser.  

Cariño, la vida es para disfrutarla, conéctate con la vida y ATREVETE A VIVIR. 

Acompañémonos juntas en este recorrido de la vida, sígueme en redes @myholybody e inscríbete a la tribu myholyhody en www.myholybody.com

Add Comment

Legal

Accessibility

Privacy Policy

Terms of use

Contact

If you know or are a sustainable brand, write to us:

hola@lessandconscious.com

-

Copyright © Less&Conscious